Página principal

Durante ya cientos de años, La Plancha se han convertido en uno de los más fieles asistentes de las amas de casa, no hay hogar en prácticamente todo el planeta que no cuente con un equipo de planchado, así que no es de extrañar que también sean uno de los electrodomésticos más vendidos en las tiendas por departamentos. Lo cierto es que desde la rudimentarias planchas a carbón hasta los modernos centros de planchado a vapor, estos equipos han evolucionado demasiado; añadiendo, año tras año, nuevas funciones destinadas a facilitar el proceso de planchado y también a contribuir con el cuidado de la ropa.

Pero si lo analizamos con cuidado, elegir una plancha no es un tema tan sencillo como solía serlo hace 20 o 30 años, cuando solo teníamos que escoger una buena marca y un diseño agradable. Por estos días hay mucho que considerar en el momento en que decidimos comprar una plancha a vapor.

Y Bueno, el primer paso que debemos dar en la compra de una plancha es precisamente eso ¿Qué tipo de plancha nos traerá el mejor beneficio de costo – valor? Y es que en el mercado podemos encontrar una variedad de equipos destinados a planchar: Planchas a vapor, Planchas verticales y los más novedosos y potentes centro de planchado. A pesar de que todos estos equipos están orientados a cumplir la misma función -planchar la ropa-, dependiendo de tu necesidad, alguno puede resultarte más practico o funcional que los demás.

Estos son los aspectos más importantes que debes tomar en cuenta a la hora de comprar la mejor plancha

Potencia del equipo:

Esto aplica para cualquier tipo de plancha, la potencia indica básicamente los resultados que cada equipo es capaz de ofrecer sobre algún tipo de tela en particular. Las telas más gruesas y rebeldes necesitan, por fuerza, equipos que ofrezcan un mayor nivel de potencia, por lo general las mejores planchas del mercado ofrecen más de 1500W de potencia, una plancha que ofrezca menos que eso no será muy útil sobre prendas de jean, por ejemplo.

Suela:

La suela es un tema muy importante. Las planchas tradicionales tenían suelas de hierro liso, el problema es que con la larga exposición a altas temperaturas, ese material puede dañar fácilmente la ropa. Más adelante, los equipos domésticos adoptaron suelas de teflón que evitaban pegarse a las prendas. Durante los últimos años, las planchas de tope de línea han comenzado a ofrecer suelas de cerámica que logran resultados excelentes en pocas pasadas, ayudando a cuidar la ropa y también a ahorrar tiempo valioso.

¿Inalámbrica o alámbrica?

Últimamente, hemos visto como aparecen unos ultra modernos que no requieren cable. Estos equipos funcionan con una batería que se recarga en una estación / cuna. A pesar de la practicidad de operar de manera inalámbrica, lo cierto es que estos modelos pueden resultar realmente deficientes en cuanto a la potencia, por lo que no son los más recomendados para tratar telas gruesas. La recomendación en este caso consiste en revisar bien la potencia del equipo antes de hacer la compra.